Impresión 3D para reparar aviones

En las próximas semanas se cumplirán dos años de la puesta en marcha del proyecto RepAir, una iniciativa en la que colaboran doce socios de Europa y Estados Unidos, entre los que se encuentra Atos, The Boeing Company y Lufthansa Technik. Juntos tratan de mejorar la flexibilidad y disponibilidad de mantenimiento de aeronaves y reducir significativamente los costes de almacenamiento de piezas de repuesto y así minimizar el capital inmovilizado. Para ello, se basan en el uso de la fabricación aditiva, un proceso que utiliza tecnologías de impresión 3D para la creación de objetos a partir de un modelo digital, permitiendo aprovechar al máximo la materia prima, ya que apenas quedan sobrantes en la fabricación de las piezas.

El proyecto RepAIR se apoya en dos pilares principales. El primero consiste en un sistema integral de mantenimiento de vehículos, que predice la vida útil remanente del componente del avión. En este punto, Atos ha colaborado con la Universidad de Cranfield, desarrollando un sistema híbrido de predicción de vida útil remanente, basado en simulación física y en predicción mediante análisis de datos. Este sistema propone un modelo basado en la física, simulando el funcionamiento del sistema mediante distintos tipos de análisis de elementos finitos.

Los modelos están integrados en un sistema de pronóstico en tiempo real que calcula la vida útil remanente del componente. El sistema también incorpora el proceso de toma de decisiones que se implementa en la aeronave para conectar y desconectar el sistema afectado en caso de fallo inminente.

Finalmente, el segundo pilar del proyecto se sustenta sobre un componente de decisión, que proporciona la mejor opción para la reparación teniendo en cuenta las técnicas de fabricación, los costes de producción y del ciclo de vida del producto.Prusa-i3-hphestos-1

Anuncios

Letras recuperadas

Juan Nava es un diseñador gráfico valenciano, que fundó su propio estudio en 1996 especializado en diseño gráfico y comunicación. Uno de sus proyectos personales es “Letras recuperadas” donde da valor a rótulos comerciales antiguos que pasan desapercibidos entre tanto impacto luminoso y “colorinchis” de nuestras calles.

Los primeros rótulos se hacían y pintaban a mano y dependían del estilo particular del tipógrafo o de los tipos con los que contaba en la imprenta, los materiales sobre los que se plasmaban eran, principalmente, azulejos, vidrio, metal o se pintaban sobre distintas superficies.

Juan fotografía los rótulos de todas partes, los separa de todo el ruido y los recupera vectorizando su tipografía, florituras y cualquier otro elemento del diseño para conservarlos y que perduren más allá de reformas, demoliciones y nuevas promociones de pisos.

En el siguiente enlace podéis ver todas las letras recuperadas en estos dos años que lleva con el proyecto. Esta labor es de agradecer, ya que además del valor de conservar estas tipografías tan especiales, nos permitirá recordar y rendir valor a un oficio casi extinguido como el de los antiguos rotulistas.